En 7 horas llovió lo mismo que en todo noviembre

La intensa lluvia que azotó Capital Federal y gran parte del conurbano provocó el anegamiento de las calles, provocó cortes de luz y obligó a demoras tanto en el servicio de trenes como en los vuelos de Aeroparque y Ezeiza. En siete horas cayeron 100 milímetros.

Durante la mañana, Palermo se convirtió en un inmenso río (Rubén Paredes-Diario Crónica).
Luego de un viernes con temperaturas y una sensación térmica que alcanzó los 37 grados, la lluvia acompañada con fuertes ráfagas de viento llegó este sábado pasadas las 6. Entre las 7 y las 11 hubo tormentas de variada intensidad, algunas de ellas muy fuertes. Saavedra, Belgrano, Mataderos y La Boca fueron los barrios más castigados. En tanto, algunas localidades del conurbano como La Matanza, Tigre, Esteban Echeverría y diferentes puntos de la zona sur también sufrieron las secuelas del temporal.

Desbordaron los lagos y los gansos aprovecharon (Rubén Paredes-Diario Crónica).
Un sector de la avenida General Paz, a la altura de la avenida San Martín, registró acumulación de agua y el tránsito circuló con algunas demoras, pero no hubo que realizar cortes. Lo mismo ocurrió en tramos de la autopista Panamericana. Diversos en los aeropuertos de Aeroparque y Ezeiza registraron cancelaciones, demoras y desvíos a otras terminales aéreas alternativas.

Por su parte, el área metropolitana sufrió consecuencias de gran notoriedad. Varios árboles caídos en Palermo, calles inundadas en Devoto, Flores y Villa Urquiza. En el conurbano, la estación Remedios de Escalada del Ferrocarril Roca, fue uno de los sectores más castigados. La tormenta provocó cortes de luz -a media mañana en el área había más de 80.000 usuarios sin servicio- lo que generó enorme cantidad de reclamos de vecinos indignados.

Las calles porteñas, inundadas (Rubén Paredes-Diario Crónica).
Algunos sectores de localidades como Avellaneda o Lanús quedaron totalmente anegados producto de una lluvia copiosa, en especial en horas de la mañana y, aunque con menos intensidad, las precipitaciones continuaron en horas de la tarde. En el interior de la provincia, ciudades como Saladillo, Rojas y Lobos sufrieron los embates del temporal.

Fuentes de Defensa Civil informaron que trabajaron en diferentes zonas de la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores a lo largo de toda la jornada. Según lo que indicaron desde el Servicio Meteorológico Nacional, el mal tiempo continuará hasta el martes y ven un panorama “poco alentador”.

El hombre se las rebusca para circular ((Nahuel Ventura-Diario Crónica).
“El panorama es complicado, los registros superaron los 100 milímetros en siete horas cuando suele ser lo que llueve en todo noviembre”, explicó Christian Garavaglia, meterólogo de turno del SMN. “Puede haber mejoramientos temporarios, pero las lluvias van a seguir, al menos hasta el martes. Es difícil decir cuánto puede llover de más, sí se sabía que iba a caer mucha agua”, agregó.

Crónica