Colombia, EEUU y transportistas cierran filas para el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela

Los sindicatos de transportistas venezolanos y los gobiernos de Colombia y Estados Unidos cerraron filas este miércoles detrás del presidente interino de Venezuela designado por el parlamento, Juan Guaidó, en su objetivo de ingresar ayuda humanitaria al país.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, advirtió que el mandatario chavista Nicolás Maduro comete “un terrible error” al impedir el ingreso en Venezuela de alimentos y medicinas enviadas para paliar la grave crisis humanitaria del país caribeño.

Asimismo, Trump reiteró que tiene varios planes para reaccionar ante la eventualidad de que Maduro continúe en el gobierno al que Estados Unidos y buena parte de la comunidad internacional desconocen por haber surgido de elecciones consideradas irregulares.

“Siempre tengo un plan B, C y D; yo probablemente tendré más flexibilidad que cualquier hombre en este puesto”, afirmó Trump en rueda de prensa, tras reunirse en la Casa Blanca con su colega de Colombia, Iván Duque.

Trump no descartó el envío de 5.000 soldados a Colombia, con el eventual objeto de respaldar el ingreso de ayuda humanitaria a Venezuela desde Cúcuta. “Ya veremos”, respondió a una pregunta al respecto en la rueda de prensa, según reportaron el diario caraqueño El Nacional y la agencia de noticias EFE.

En tanto, Duque aseguró que Colombia “seguirá avanzando en el cerco diplomático a la dictadura en Venezuela y para que la ayuda humanitaria llegue a su destino”, informó la Presidencia colombiana en su sitio web.

Duque aprovechó su visita oficial a Washington para reunirse con el representante del gobierno interino de Venezuela ante Estados Unidos, Carlos Vecchio, a quien reiteró “el apoyo de Colombia para el restablecimiento de la democracia y el suministro de ayuda humanitaria”.

Mientras, el equipo de Guaidó continuó desplegando gestiones tendientes a despejar el camino para que el primer cargamento de alimentos y medicinas procedentes del exterior puedan entrar en Venezuela el 23 de este mes, tal como anunció ayer el mandatario encargado.

Dos legisladores cercanos a Guaidó se encontraron esta mañana en Caracas con representantes de la Organización de Naciones Unidas (ONU) deseosos de colaborar con el ingreso de la ayuda humanitaria, revelaron a Télam fuentes próximas al presidente interino.

Los colaboradores de Guaidó aclararon a los funcionarios del organismo internacional que no aceptarán ninguna alternativa que implique que el gobierno chavista participe o coparticipe de la distribución de la ayuda, indicaron los informantes.

El mandatario interino recibió también un fuerte respaldo de parte de un grupo de sindicatos de transportistas que lo visitaron esta mañana en su despacho de la Asamblea Nacional (parlamento) y le garantizaron que están dispuestos a transportar a los más de 250.000 voluntarios registrados para repartir la ayuda humanitaria.

Paralelamente, el canciller de Holanda, Stef Blok, reveló a través de Twitter que la isla de Curazao será el tercer punto donde se acopiarán alimentos y medicamentos para hacer llegar a Venezuela, además de los ya conocidos Cúcuta, en Colombia, y Roraima, en Brasil.

Del otro lado, la administración Maduro anunció un relanzamiento de su sistema de distribución de alimentos Clap (sigla de Comités Locales de Abastecimiento y Producción) y acusó a Guaidó de montar un “fraude sanitario” con “bandas criminales”.

El ministro de Agricultura y Tierras, teniente coronel Wilmar Castro Soteldo, informó sobre “el nuevo comienzo del sistema Clap”, que “se recompone ahora con la creación, ampliación y fortalecimiento del Estado Mayor de Alimentación en cada una de las regiones del país”.

A la vez, el “protector” –funcionarios del gobierno central chavista en aquellos distritos gobernados por opositores– del estado Táchira, comisario Freddy Bernal, sostuvo que Guaidó “está utilizando las bandas criminales de Colombia para pasar ilegalmente” alimentos y medicinas, en un “fraude sanitario”.

Diario Panorama

También podría gustarte