Fuerzas antiyihadistas preparan asalto final al último reducto del grupo Estado Islámico

Las fuerzas árabo-kurdas apoyadas por la coalición internacional antiyihadista se están preparando para el asalto final al último reducto del grupo Estado Islámico (EI), que esperan haber reconquistado definitivamente en una semana.

Las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), que desde septiembre pasado libran una batalla decisiva en este último reducto de EI en Siria, suspendieron sus operaciones hace más de dos semanas para evitar un baño de sangre, acusando a los yihadistas que resisten hasta el final de utilizar a los civiles como “escudos humanos”.

“Dentro de una semana aproximadamente anunciaremos nuestra victoria total sobre el EI” declaró el jueves el comandante en jefe de las fuerzas apoyadas por Estados Unidos, Mazlum Kobani.

El 25 de enero, Kobani anunció que las fuerzas yihadistas en el noreste de Siria iban a ser derrotadas en un mes.

“Queremos que las operaciones de evacuación se terminen lo más pronto posible para pasar a la segunda etapa, la de la guerra o la capitulación de los combatientes de EI”, dijo a la AFP, Adnan Afrine, un portavoz de las FDS.

La milicia árabo-kurda estima que aún quedan entre varios cientos y pocos miles de personas en el último bolsón yihadista en la aldea de Baghuz, reducido a unas pocas manzanas contiguas a un campamento improvisado.

“No sabemos el número exacto de civiles que todavía siguen dentro, pero todos los días nos sorprendemos por la cantidad de personas que lo abandonan (al reducto), algo que no esperábamos”, añade Afrine.

Este jueves, las FDS anunciaron que habían “evacuado a miles de civiles” y “liberado a 24” de sus combatientes secuestrados por EI.

Las fuerzas apoyadas por Estados Unidos descubrieron además una fosa común, en la que habría cadáveres y cabezas cortadas, algunas de mujeres, según indicó Afrine.

Los yihadistas están atrincherados en la periferia este del poblado, ubicado en la margen oriental del río Éufrates, cerca de la frontera con Irak.

Se encuentran rodeados al norte y oeste por las FDS, al sur por las fuerzas progubernamentales sirias y al este por las fuerzas y milicias antiyihadistas iraquíes.

“Esperamos desde hace tiempo la llegada de vehículos para poder partir”, señala Nadia al Hamid, oriunda de la ciudad siria de Mayadin, en el punto de control y vigilancia dispuesto por las FDS.

Pero “algunos combatientes de EI dicen: queremos morir aquí”, añade. .

“Dentro sólo quedan muhajirat”, dice, refiriéndose a extranjeros que se han integrado a EI o mujeres que se han casado con yihadistas.

En las últimas semanas, periodistas de la AFP han visto e interrogado a varias mujeres en el lugar, originarias de Francia, Alemania, Turquía y Rusia, entre otros.

Heridos

Algunas mujeres que han logrado salir del último bastión yihadista habían intentado antes huir en repetidas ocasiones. En vano. “En el Estado (Islámico) no dejan salir a nadie. Las carreteras estaban cerradas y nos decían que no debíamos salir, puesto que era un pecado”, dice una de ellas bajo cubierta del anonimato.

La situación parece, no obstante, haber cambiado desde hace una semana, y el EI autorizó, según diversos testimonios de evacuados, a irse del enclave a quienes así lo desearan, en particular mujeres y heridos.

El miércoles, 15 camiones transportando centenares de personas llegaron a las posiciones de las FDS, constató una periodista de la AFP.

Algunos sobre muletas o en sillas de ruedas, los heridos a causa de los bombardeos o la explosión de minas han llegado por centenares en los últimos días.

Tras los registros -sin excepción entre los recién llegados- para identificar a yihadistas mezclados entre la multitud, las FDS trasladan a mujeres y niños al campamento de desplazados de Al Hol, en el noreste de Siria, en tanto que los presuntos yihadistas son enviados a centros de detención para ser interrogados más exhaustivamente.

HAMBRIENTOS
Al llegar, los evacuados suelen estar agotados y hambrientos, las mujeres buscan comida, agua y pañales para los niños.

Cerca de una ambulancia, una mujer turca llora en tanto su bebé, con fiebre, es trasladado por socorristas. “No ha comido desde hace varios días”, añade.

Según la oenegé Save the Children, 2.500 niños extranjeros originarios de 30 países viven actualmente en tres campos de desplazados en el noreste de Siria.

“El conflicto está lejos de haber terminado” declaró este jueves ante el Consejo de Seguridad el nuevo emisario de la ONU para Siria, el noruego Geir Pedersen.

Conclusión

También podría gustarte