Un innovador procedimiento para tratar el ojo seco llegó a la Argentina

Cada vez es más frecuente el ojo seco por el uso excesivo de celulares, tablets y computadoras. Hoy lo estamos viendo incluso en adolescentes y antes era casi exclusivo de los adultos. En Argentina hay más de cuatro millones de personas que sufren de ojo seco y el 86% de de los mismos tienen alteradas las glándulas de Meibomio, que son unas glándulas muy pequeñas que están en los párpados y producen la capa lipídica de la lágrima, que es la encargada de mantener las lágrimas estables y evitar que se evaporen muy rápido de los ojos secando los mismos. La mayoría de los casos de los pacientes que sufren de ojo seco no se debe a que no tengan lágrimas, si no que la calidad de las mismas no es buena y, por lo tanto, no pueden humectar adecuadamente sus ojos.

Hasta ahora los tratamientos del ojo seco se basaban en colocar lágrimas artificiales para complementar las lágrimas propias o retenerlas en el ojo más tiempo colocando los puntal plug (tapones lagrimales). Ahora la gran diferencia es que podemos mejorar la calidad de nuestras propias lágrimas tratando la disfunción de las glándulas de Meibomio que es el origen del problema.

El Lipi Flow es un equipo que ya se usa hace varios años en los Estados Unidos con excelentes resultados, pero todavía no estaba disponible en Argentina, porque la empresa que lo creó (Tears Science) no tenía distribuidores en Latinoamérica. El cambio se produjo cuando la compañía fue adquirida por Johnson & Johnson, la cual lo distribuyó a todo el mundo y ahora por fin podemos ofrecer este moderno tratamiento a nuestros pacientes en Argentina.

Es un procedimiento no invasivo, el paciente se recuesta cómodamente en una sillón reclinable tipo Spa, se coloca un dispositivo descartable en sus párpados que contiene un microchip que capta la información del equipo que guía el tratamiento. Lo primero que hace es elevar la temperatura del párpado a 42.5o C y luego realiza un masaje de las glándulas de Meibomio durante doce minutos para destaparlas, estimular su producción y mejorara así la calidad de las propias lágrimas del paciente.

Cuando las glándulas de Meibomio se tapan y permanecen tapadas mucho tiempo, empiezan a atrofiarse, disminuyendo su tamaño y cantidad, con el consecuente agravamiento del ojo seco año tras año. Lo distintivo de este tratamiento es que no solo estamos mejorando la calidad de nuestras propias lágrimas (que son mucho mejores que cualquier lágrima artificial que usemos), sino que además, al destapar las glándulas de Meibomio, evitamos que estas de atrofien con los años como consecuencia de la obstrucción crónica de las mismas.

En la clínica ya disponemos de esta tecnología y todos los pacientes tratados están muy satisfechos con los resultados el mismo y ahora pueden disfrutar de un mayor confort y calidad visual.

Dr. Jose Arrieta – MP 127779 – Especialista en Cirugía Refractiva y Segmento Anterior

Lugar para el tratamiento Zvision // Info@zvision.com.ar // Instagram: @instzvisionarg

Infobae

También podría gustarte