Rescataron a una chica que quería tirarse de un puente

Dos valientes policías salvaron a una joven de 24 años que intentó quitarse la vida saltando de un puente del barrio porteño de Barracas. La muchacha, que había referido haber tomado la drástica decisión debido a una discusión familiar, sufrió quemaduras al tocar un cable del ferrocarril y acabó internada.

De acuerdo a lo que pudo averiguar Crónica, el suceso ocurrió a las 7.40 de este lunes en el puente situado en la calle Ituzaingó, que une el mencionado barrio metropolitano con Constitución.

En ese momento, una muchacha de 24 años y de nombre Erika, pasó del otro lado de la baranda de seguridad y a los gritos aseguraba que iba a lanzarse al vacío.

Según contó el Oficial Mayor Diego Alejandro Pérez, “nos enteramos del caso porque hubo un llamado al 911, departamento de emergencias, y fueron desplazados al lugar móviles de la comisaría 4 D”.

El efectivo, agregó que “en ese momento me encontraba de parada en calle Paracas 205 y escuché la modulación del departamento de emergencias y corrí hacia el lugar, eran unos 50 metros de donde yo me encontraba”.

Pérez se encontró con el oficial Walter Lezcano y ambos trataron de persuadir a Erika de que depusiera de su actitud. “La chica aparentemente por lo que nos decía, había tenido una pelea con su hermana y que por eso se había trepado a ese lugar para quitarse la vida”, agregó el uniformado.

Se vivieron minutos de mucho dramatismo, dado que la muchacha lejos estaba de querer entrar en razones. En ese momento, la chica tocó un cable de electricidad, que alimenta a los trenes del Ferrocarril Roca, que pasa por debajo del lugar y sufrió una herida.

Fue allí cuando los policías, tal como se observa en el video que ilustra la nota, cruzaron del otro lado de la baranda del puente instalado en ese lugar desde 1925 y que fue fabricado en Liverpool, Inglaterra, para sujetar a Erika y salvarle la vida.

A los pocos instantes una ambulancia del SAME trasladó a la víctima hasta el Hospital Penna. “Tenía quemaduras en la parte del pie derecho y a la altura de lo que sería la parte de atrás del muslo”, señaló Pérez a este diario, luego de una jornada de angustia y con la satisfacción del deber cumplido.

Crónica

También podría gustarte