Vocales: Plan Sistemático para disciplinar al docente que lucha

Los vocales electos en representación de los docentes, por Escuelas Públicas y Escuelas Privada del Consejo Provincial de Educación, prof. Mónica Flores y prof. Nicolás Pereyra, respectivamente se expresaron sobre los últimos acontecimientos relacionados a los sumarios y separaciones que ha realizado el organismo provincial contra educadores de la provincia de Santa Cruz.

“Cuando la única ley desde la que se gobierna es la de la persecución y el autoritarismo no es extraño que los señalados como violentos seamos los docentes. Para nada es una casualidad, todo esto representa, con fidelidad exacta, el ataque permanente y sistemático, contra aquel o aquellos que defienden sus derechos y reclaman ante los atropellos generados por los Dictadores del Gobierno K.

Desde la lógica de facto con la que se sostiene el “Consejo de Educación”, hoy devenido en “Consejo de Persecución”, ser docente en Santa Cruz, por estos tiempos significa formar parte del grupo de revoltosos, indisciplinados a los cuales corresponde silenciar mediante vericuetos legales. Porque ante la mirada fascista de los que gobiernan, ser docente conlleva un peligro de desestabilidad en sus propósitos neoliberales de ajuste y recorte en lo salarial, laboral y de vida. La rebeldía docente pone en riesgo la continuidad de sus practicas abusivas del poder, los deja expuestos de manera frecuente como los corruptos, malversores e ilegales que son. Y entonces ante el temor de ver desplomarse su castillo de naipes resolutivos, desde los cuales buscan reglamentar a favor de si mismos la quita de derechos al trabajador de la educación, emprenden la metódica y nefasta tarea de perseguir, detener, torturar y desaparecer a todo docente que cometa el atrevimiento de no callar, de no mirar para otro lado, de no ser cómplice ni colaborar con la implementación de sus políticas de vaciamiento educativo y empobrecimiento estructural.

Porque es exactamente así como lo hacen, utilizan sus a cargos políticos y algunos vasallos de carrera para ir detrás de aquel que piensa distinto, buscan detenerlo desde una cultura del terror que implica la emisión de una batería de instrumentos legales inconsultos que apuntan al deterioro de las reivindicaciones obtenidas en tiempos pasados, lo torturan con descuentos salariales salvajes, demoras eternas en el pago de sus haberes, quita de días en sus licencias anuales ordinarias, baja o cierre de sus puestos de trabajo y si con eso no fuera suficiente, entonces aplican la figura del sumario para desaparecer del sistema a aquel que altera el orden dictatorial que pretenden infundir.

Siendo consecuentes con la cobardía que caracteriza al Dictador, quien solo puede gobernar haciendo uso de la fuerza, se nutren de las mismas para garantizarse la impunidad en el desarrollo de sus actos y acuden a falsos e hipócritas principios de ética para justificar que los que luchan son los malos, los que delinquen, los inadaptados; pero lamentablemente y de manera contraria a sus objetivos, la sociedad ya no compra ese buzón, ni asiste a la opereta circense montada contra el docente; porque está mucho más que claro que los autoritarios, los ilegales, los carentes de principios, los procesados, los bañados de corrupción son ellos: los que gobiernan.

Podrán pretender amedrentarnos con sus políticas de disciplinamiento, pero no van a tener éxito en ello, porque el docente por esencia es luchador, es defensor irrestricto de sus derechos. Tenemos espalda y convicción para resistir los embates del autoritarismo del CPE. Repudiamos estas prácticas persecutorias y nos solidarizamos con nuestros compañeros separados de sus cargos injustamente.

Nuestra lucha ante Gobiernos Dictatoriales no claudica, nuestra lucha es permanente!”