“Lo primero que uno quiere hacer es matarlo a piñas”

La madre de Brian Aguinaco, el adolescente de 14 años asesinado por motochorros que huían tras cometer un robo en el barrio porteño de Bajo Flores en diciembre de 2016, aseguró este martes que tanto ella como su esposo están “condenados a una cadena perpetua de dolor” que les provocó la muerte de su hijo y dijo que su ausencia “no se supera nunca más en la vida”.

Al hablar como víctima ante el tribunal antes de comenzar los alegatos, Eliana Passaro, miró a los jueces y les dijo: “No se pueden imaginar lo que es no tener a tu hijo en tu casa todos los santos días porque a alguien se le ocurrió quitarle la vida”.

El testimonio de la mujer generó cierta controversia, ya que la querella pidió a los jueces que Passaro pudiera exponer como víctima, pero el presidente del tribunal Adrián Pérez Lance se oponía porque la lista de testigos ya se había cerrado.

Finalmente, tras una votación, los otros jueces que conforman el tribunal, Fernando Ramírez y Luis Salas, decidieron que Passaro sea escuchada.

“Yo no voy a entorpecer el juicio, sólo quiero decirles que estamos condenados a una cadena perpetua de dolor”, dijo la mujer en un breve testimonio, en el que aseguró que “es muy difícil vivir sin un hijo”.

“A mi hijo el arrebataron la vida a los 14 años, eso es algo que no se supera nunca más en la vida. Quien le haya disparado seguramente lo va a pagar”, agregó, tras lo cual explicó que “las personas que están detenidas seguramente van a tener una condena y quería que escucharan lo que es para los padres vivir en cadena perpetua todos los santos días, porque uno no sabe ni cómo se levanta, ni cómo respira”.

Finalmente, reclamó por los derechos de su hijo, ante lo cual afirmó que “no los cuidó nadie”.

Minutos antes, en la puerta de los tribunales porteños y visiblemente conmovida junto a su esposo Fernando Aguinaco, la madre de Brian expresó su deseo de que sea escuchada y dijo que forma parte de “una familia destrozada”.

Eliana dijo que espera que “los jueces hagan bien su trabajo” y le apliquen “la pena máxima”, tras lo cual agradeció junto a su esposo el apoyo recibido en los últimos dos años desde distintos sectores de la sociedad.

Sobre el acusado que está en el banquillo, José Gómez, la mujer dijo: “Verlo me mueve todo. Lo primero que uno quiere hacer es matarlo a piñas, te da esa sensación. Después, pasan tantas horas ahí adentro que no lo mirás más o que querés hablarle y preguntarle por qué lo hizo”.

Tanto Eliana como Fernando se lamentaron de que el menor de 15 años acusado de ser el autor del disparo que mató a Brian no pague por lo que hizo, debido a que fue declarado inimputable por su edad.

“Nunca va a pagar nada”, expresó Fernando, aunque agregó que “la justicia es divina y todo llega”.

Por su parte, Eliana contó que en diciembre último, en oportunidad en que publicó en una red social una foto del menor inimputable, éste le respondió y le dijo que no había sido el autor del disparo.

“Me escribió como un señorito que él no había sido, que entendía mi dolor y que la persona que fue estaba libre. Le pedí que me dijera quién fue y dijo que no iba a mandar en cana a nadie. Encima me tengo que bancar que el asesino de mi hijo me escriba”, expresó.

Crónica

También podría gustarte