“Mamá me hacía dormir con papá y el abusaba de mí”

Alejandra, una mujer de 36 años reveló que cuando era apenas una nena: “Mi mamá me hacía dormir con mi papá y el abusaba de mí”. Este hecho tuvo lugar en Salta y ella ahora le pide a “las mamás que presten atención a las conductas de sus hijos”, ya que su madre nunca le creyó.

El hombre ya murió, los abusos según la denunciante ocurrieron hace más de 30 años: “Me aguanté, me aguanté y sentía que me volvía el recuerdo y sentía que no era yo la única. Me guardé por mucho tiempo y también para ayudar a otra gente. Mi papá era mucho mayor que mi mamá cuando la conoció. Fruto de ese amor nací yo y después otro hermano. Ella me hacía dormir con mi papá, él era alcohólico, yo tendría 3 o 4 años hasta los 10 años”.

“Yo recuerdo que me manoseaba, me hacía tocar sus genitales. Ella sabía eso, pero ella para librarse ella, para que mi papá no la esté tocando a ella, prefirió entregarme a mí. Y eso es lo que él quería. Después yo me enteré que era pedófilo, que abusó de una hijastra, sabían mis tías, la hermana de él, sabía su hijo y nunca me advirtieron y nunca hicieron nada porque tampoco me iban a visitar, yo no entendía porque, yo me crie solita, jugaba solita”, dijo durante una entrevista al medio local Informate Salta.

Luego, detalló que los cuatro vivían en una precaria vivienda de Villa Primavera, y que todos dormían en la misma pieza, divididos en dos camas. Ella con su papá y su hermano con su mamá.

Si bien en un momento, esta mujer decidió que padre e hija ya no duerman en la misma cama, el hombre comenzó a pasarse de cama en medio de la noche o llevar a la hasta donde el dormía.

“Yo jugaba todo el día, me metía en la cama y no sentía nada. Después desperté un día, me estaba destapando o algo ya me había hecho y se que mi mamá lo retó ahí. Yo no entendía nada lo que había pasado. Después en dormida no sé cómo estaba en la cama de mi papá, había amanecido en la cama de mi papá cuando ya tenía mi propia cama”, reveló Alejandra.

Más tarde comentó que ella buscaba llamar la atención de su madre, pero esta siempre la ignoraba. Esto la llevó a portarse mal y muchas veces rompía frente a la mamá, fotografías de cuando era chica o estaban en familia. Pese a esto, la mujer nunca le hizo un comentario a su pequeña hija.

“Yo estudiaba de noche, hasta tarde y me levantaba a la mañana temprano. A los 17 años me quedó hasta tarde, aun así deprimida, en esa época habían de esos diarios íntimos, yo ya estaba empezando a escribir todas las cosas, me estaba despidiendo y quería que la gente sepa lo que me habían hecho. No quería vivir ya. Y una noche, cuando miré para la cama de mi papá, el me estaba mirando y me mostró sus genitales”, dijo aun con profundo pesar al citado medio.

Fue allí cuando decidió contarle sobre esto y los abusos a su tía, la hermana de su padre. Juntas enfrentaron a la madre de Alejandra, pero: “Mi mamá decía no puede ser. Me trató de mentirosa y lo defendió a él”.

Intentando rearmar su vida, la víctima de abusos conocío a un hombre y formó una familia. Ella asegura que “no sentía nada” durante el acto sexual. Al poco tiempo la obligaron a irse de su casa. Más tarde, con el padre del bebé, convivió pero luego de separaron.

“Me fue mal a causa que no sané heridas, mis hijos no viven conmigo por causa de mis traumas psicológico, poco saben de mi historia. Ahora estoy sola, sufrí violencia psicológica, de género y sexual”, dijo al desahogarse, Alejandra.

Ahora ella encontró su lugar en la Iglesia, publicó el medio salteño citado. Allí asiste hace varios años y aseguró que es donde encontró ganas de volver a vivir y recuperó las esperanzas.

Por último, ante la consulta recordó que su papá falleció hace 11 años, de cáncer de estómago, y que en aquel momento nunca pudo denunciarlo, por eso ahora busca incentivar a padres y madres para que escuchen a sus hijos y cuiden de estos, más que nada para que presten atención con este tipo de casos ya que “es mejor hablar porque uno se enferma en lo espiritual y comete errores graves”.

Crónica

También podría gustarte