El fiscal Bidone se presenta hoy y buscará mostrarse arrepentido

El fiscal de Mercedes Juan Bidone se presenta hoy en Dolores como imputado en la trama de espionaje y extorsión en la que jugará la carta de mostrarse arrepentido. ¿De qué se arrepiente? De haber filtrado información que el abogado Marcelo D’Alessio utilizó para extorsionar, un hito que marcará el “arrepentimiento” por parte de un funcionario judicial en la trama que salpica a judiciales, políticos y periodistas.

Bidone, suspendido de su cargo por el escándalo, se presenta en lo que será su segunda indagatoria (pues fue indagado por el juez Luis Rodríguez en un hecho que lo tuvo como víctima al empresario Gabriel Traficante en la llamada causa de la “mafia de los contendores’) e intentará justificar que D’Alessio era alguien familiarizado en el ambiente tribunalicio de algunos dirigentes políticos: va a dar nombres.

El fiscal sabe que tiene sus límites y más allá de que “ya está jugado” recibió llamados de muchos funcionarios judiciales intentando convencerlo de que su declaración no los salpique.

Bidone selló su suerte cuando hace varias semanas se juntó en los tribunales de Comodoro Pycon un funcionario judicial clave en la trama, quien lo convenció de ir a “arrepentirse” por haber filtrado información a D’Alessio.

El fiscal mercedino declaró como testigo ante su colega Alejandra Mángano y lo que devino fue algo peor, a tal punto que hoy está convencido de que “lo entregaron en bandeja” y entiende que hubo una suerte de traición: primero fue desplazado de su cargo por el Procurador Bonaerense Julio Conte Grand, luego citado en la causa que tiene en su juzgado Rodríguez y ahora convocado como imputado por el juez de Dolores, Alejo Ramos Padilla.

En su declaración de hoy, Bidone detallará quienes le presentaron a D’Alessio, dará algunos nombres sobre otros funcionarios que también se nutrían de la información que manejaba aquel supuesto abogado y hará un mea culpa de haberle dado datos sensibles de causas que manejaba bajo su órbita.

Mientras avanza el expediente en Dolores, con la situación aún indefinida sobre qué sucederá con Stornelli tras no haberse presentado en cuatro convocatorias, la causa de los cuadernos se mueve en arenas movedizas. Es que mientras Stornelli sigue al frente del caso aún se rumorean y barajan otros colegas a quienes se los apalabró para sumarse en el equipo de investigación e incluso hasta de reemplazo, como ser los de sus colegas Franco Picardi, Guillermo Marijuan o Diego Luciani, entre otros, ésta semana se cursó un pedido al Procurador General de la Nación para que dos fiscales generales fueran designados para el eventual juicio oral y público del caso cuadernos.

El oficio, pedido por Stornelli al fiscal ante la Cámara Federal Germán Moldes y éste a su vez al Procurador, no cayó con mucha simpatía en varios fiscales de juicio: entienden que la designación debe ser por sorteo y no a dedo, y de avanzar la propuesta muchos de ellos ya evalúan negarse a ser parte de la nómina.

Fénix 951

También podría gustarte