Las dos fuerzas que gobiernan Italia cerrarán los campamentos gitanos de Roma

Tras una semana de críticas cruzadas, las dos fuerzas que componen el gobierno italiano, la Liga Norte y el Movimiento Cinco Estrellas, dejaron sus diferencias a un lado para concentrarse en un reclamo común para cerrar los campamentos gitanos de Roma.

“Los campamentos gitanos serán cerrados antes del fin de nuestro mandato”, prometió el líder de la Liga y uno de los dos vicepremieres del gobierno, Matteo Salvini, en declaraciones al programa “Non è l’arena” del canal La7.

A la misma hora de la noche del domingo, el otro vicepremier, el líder del Cinco Estrellas, Luigi Di Maio, planteó desde la pantalla de la Rai que “los campos gitanos serán cerrados”.

La presencia del pueblo gitano o rom en las afueras de la capital italiana motivó la decisión de la alcaldesa romana, Virginia Raggi, de ordenar la semana pasada su alejamiento del centro de la ciudad.

“Los campamentos hay que cerrarlos, Si después hay rom que se quieren integrar, serán bienvenidos, pero para el resto se terminó. No entiendo por qué hay gente que tiene que vivir fuera de la ley”, agregó Salvini, también ministro del Interior.

En la misma línea, Di Maio aseveró que el gobierno “reveló tensiones sociales donde están los campamentos gitanos. Hay que cerrarlos. Lo tiene que hacer el ministerio del Interior”, agregó, respaldando a Salvini.

En ese marco, Di Maio coincidió con su par de la Liga y aseveró que “el recorrido imaginable es el de la integración para los que son italianos y relocalizar a los que no lo son”.

La semana pasada Di Maio había hecho declaraciones que evidenciaban una puja interna entre los partidos que forman la alianza gobernante de Italia. “A mí me preocupa un poco este giro a la ultraderecha que a veces incluso la Liga abraza, y me obliga a tomar distancia”, sentenció Di Maio durante la noche del miércoles en un programa de la TV nacional italiana.

“Las conquistas sociales de los últimos 20 años, incluida la ley del aborto, no se tocan”, siguió diciendo en referencia a la avanzada de sus aliados. Aun así, la decisión de eliminar los campos gitanos en Roma, parecen primar los acuerdos.

El año pasado, el recién asumido gobierno había causado polémica al plantear su idea de censar a los gitanos para relocalizarlos.

De todos modos, un relevamiento hecho por la comuna de Roma, gobernada desde 2016 por el Cinco Estrellas, mostró que en la capital italiana viven unos 4.500 gitanos, 3.000 menos que hace siete años.

Conclusión

También podría gustarte