Kim llegó a Rusia en su tren verde para reunirse con Putin

En su tren, como en cada viaje. Vestido de traje negro y parco. Hoy el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, llegó a Rusia a bordo del ferrocarril verde oscuro que ya lo llevó a China y a Vietnam y fue recibido por un grupo de autoridades del país, un día antes de su esperada reunión con su par Vladimir Putin.

Con sombrero y una sonrisa atípica en él, el líder de Pyongyang espera con esta visita acercarse más al presidente ruso, en medio de la tensión con Estados Unidos por la falta de avances en el desmantelamiento del programa nuclear.

Tras la bienvenida de funcionarios rusos en la estación de Khasan, cerca de la frontera norte, Kim se dirige a la ciudad portuaria de Vladivostok, en la costa del Pacífico, donde se verá con Putin mañana.

En declaraciones a la canal de televisión estatal ruso a su llegada, Kim apuntó que espera una visita “exitosa y útil” y que le gustaría abordar el “arreglo de la situación en la Península de Corea” además de la relación bilateral entre Pyongyang y Moscú. Es el primer líder norcoreano que pisa territorio ruso desde que su padre, Kim Jong-il, lo hizo en 2011, poco antes de su muerte.

“He oído hablar mucho de su país y soñaba con visitarlo. Hace siete años que asumí el mando y no he podido visitarlo hasta ahora”, declaró Kim, quien no suele hablar mucho con la prensa. Asimismo, recordó el “gran amor” de su padre por Rusia y dijo que busca fortalecer la relación entre las dos naciones.

Kim llegó a Vladivostok a bordo de su tren blindado a primera hora de la tarde. Allí fue recibido por una orquesta militar antes de subirse a una limusina. Hoy se espera que asista a una cena ofrecida por el viceprimer ministro ruso, Yury Trutnev. Luego de su encuentro con Putin, podría visitar instalaciones cercanas o lugares de interés antes de regresar el viernes.

Diario Panorama

También podría gustarte