Preso que se cosió la boca en reclamo por traslado, desistió hoy de la medida

Daniel Wolhwend, un preso que se encuentra alojado en la Alcaidía de Río Gallegos, provincia de Santa Cruz, cumpliendo una condena de cinco años, mantuvo hasta ésta tarde una huelga de hambre. Este sujeto para lograr su cometido, se cosió la boca, hace cuatro días exactamente y hoy concluyó con la medida.

De acuerdo con la información extraoficial a la que pudo tener acceso Santa Cruz en el Mundo al joven detenido se le practicaron los controles médicos correspondientes mientras realizaba la huelga de hambre, por ende de haber habido alguna anormalidad se lo hubiera llevado al hospital para realizarle la estabilización correspondiente. En este caso aparentemente no habría hecho falta.

Wolhwend inició el reclamo porque quiere ser trasladado a la ciudad de Caleta Olivia, de donde es oriundo. Sin embargo, éste portal logró conocer que el impedimento fundamental para que se produzca el traslado radicaría en la falta de lugar en la dependencia de la mencionada localidad.

De todas maneras, el pedido formal de solicitud de traslado se habría realizado al organismo penitenciario en conocimiento de la Justicia. Quedando sujeto a la disponibilidad de alojamiento en zona norte que hasta el momento no habría. Al no encontrar eco a su pedido habría procedido a cometer esa medida en señal de protesta.

Vale referenciar que todas las actuaciones policiales se desarrollaron con el debido conocimiento de la Justicia, más allá de haberse puesto en conocimiento al Magistrado desde el primer momento del suceso.

La madre se había encadenado en la Cámara Oral de Caleta

(De Voces y Apuntes).- Daniel Wolhwend de 20 años de edad se encuentra preso en Río Gallegos desde hace un año por una causa de robo. Su madre Roxana reclama que sea trasladado a Caleta Olivia ya que cumplió con la mitad de la condena y puede gozar del beneficio de salidas transitorias. Ante la falta de respuestas decidió encadenarse afuera de la Cámara de Apelaciones.

Roxana Wolhwend, la mujer que se encuentra encadenada desde esta mañana explicó que: “tomé la decisión de venir acá porque mi hijo hace cuatro días tiene la boca cocida, está en situación de que no come y he hablado con el Comisario Ramos de Río Gallegos pidiéndole que trasladen a mi hijo y me dijo que no tenían movilidad. Él está detenido hace un año con una condena de cinco años y ya tiene la preventiva para salir con trabajo, que él ya tiene acá”.

Daniel tiene 20 años y fue condenado por un robo ocurrido el 14 de octubre del 2016 en una vivienda ubicada sobre la Avenida Costanera. “Él hace un año que está allá, fui una sola vez a verlo porque con la poca plata que gano mantengo a sus hermanos y yo estoy sola y dependo de él, pero como no lo trasladan no puede venir a trabajar y ayudarme”, remarcó la madre.

El Dr. Palenque, Defensor Oficial de Daniel Wolhwend desde hace 25 días, explicó que cuando un preso llega a cumplir la mitad de su condena, comienza a tener el beneficio de las salidas transitorias, con un permiso de trabajo o para visitar a la familia un fin de semana por mes.

Además contó que desde que representa a Daniel, ha presentado varios escritos para pedir el traslado ya que se encuentra a más de 300 km de distancia pero fueron rechazados, a pesar de haber jurisprudencia del caso. La respuesta que reciben desde la Cámara de Apelaciones es que desde el año pasado, todo lo que sea tratamiento de ejecución penal lo tiene a cargo la Policía y no se da lugar a las presentaciones.

En horas del mediodía, el Dr. Juan Pablo Olivera, integrante de la Cámara Criminal, interiorizó a la madre y a los familiares sobre la causa judicial.

También podría gustarte