La hija de Lázaro Báez declaró por “la ruta del dinero K”: “Mi papá sabía que a mí no me interesaba Austral Construcciones”

Melina intentó despegarse de las maniobras irregulares en el marco de la causa por lavado de dinero proveniente de la obra pública en Santa Cruz durante el kirchnerismo.

Melina Báez, hija de Lázaro, el dueño de Austral Construcciones, declaró en los tribunales federales de Comodoro Py y buscó desligarse de las maniobras vinculadas a la empresa constructora que fue una de las principales beneficiarias de obra pública en Santa Cruz durante el kirchnerismo.

“Mi papá sabía que a mí no me interesaba Austral Construcciones. Yo estudiaba acá (por Buenos Aires), tenía mis ideas y quería que le vaya bien, pero no era de mi interés”, detalló la hija de Lázaro Báez, empresario detenido por “La ruta del dinero K”, en la segunda audiencia de la causa por lavado de activos.

Melina negó tener participación accionaria en alguna sociedad ligada a Lázaro Báez y sostuvo que desconocía quién tenía a cargo la dirección de Austral Construcciones: “De eso se ocupaba mi papá”.

“No sabía me enteré cuando salió en la noticias y cuando me imputaron en esta causa”, indicó la menor de los Báez al ser consultada si estaba al tanto de su participación en el entramado de sociedades y cuentas vinculadas a Austral construcciones.

A principios de mayo, la hija menor del empresario detenido había solicitado declarar en el juicio oral en el que también son juzgados sus hermanos Martín, Luciana y Leandro junto a su padre Lázaro, el contador Daniel Pérez Gadín, el financista Federico Elaskar, el arrepentido Leonardo Fariña y otros acusados.

Tanto Melina, de 29 años, como Leandro Báez se habían negado a prestar declaración indagatoria en el inicio del juicio oral y público, pero cambiaron de decisión tras haber cambiado de abogados.

No sabe, no recuerda

Melina fue escueta en sus respuestas y se mostró en todo momento lejana al círculo de Lázaro Báez que concentraba las operaciones financieras y empresariales. Es así como reconoció haber visto dos veces al contador Daniel Pérez Gadin, pero afirmó ante el Tribunal Oral desconocer “qué vinculo lo unía con mi papá”.

En ese sentido, tampoco describió que rol cumplía Leonardo Fariña en la organización ya que Lázaro “no nos comentaba”.

A su vez, indicó que conoció al expresidente “Néstor Kirchner en 2003 cuando ya había sido electo presidente y fui con mi papá y Leandro a sacarnos una foto”. Dijo, además, que su padre Lázaro era muy amigo del entonces mandatario, pero no sabía cómo había comenzado esa relación cercana.

“A la expresidenta (Cristina Kirchner) fui a visitarla con mi papá y mi sobrino tras la muerte de Néstor (Kirchner) en las Fiestas. Estuvimos 10 minutos y nos fuimos”, recordó.

 

Fuente: TN.com

También podría gustarte