Un hombre dejó su auto en un taller, discutió por $300 y asesinó al mecánico de dos puñaladas

Allí, el titular de un BMW increpó al dueño de un taller mecánico por un arreglo con el que no estaba conforme. Tras la discusión, lo asesinó con un cuchillo y escapó del lugar.

“Fue un ataque de furia”, dijo el fiscal de la causa, Gustavo Robineau, quien arribó a la escena del crimen algunas horas después, mientras en el suelo de tierra comenzaba a secarse la sangre de José Antonio Momparler, de 49 años, quien arreglaba autos y motos junto a su hijo en un taller mecánico precario, ubicado en el barrio Mil Viviendas, precisamente en el monoblock 17, de la provincia de Corrientes.

Del enfrentamiento también resultaron heridas dos personas: Jonathan Momparler, de 24 años, hijo de la víctima, quien atendía el taller con su padre e intentó interceptar a Andrés Cufré, de 46 años, dueño del BMW, quien hirió al joven luego de recibir un golpe en su cabeza.

Hay dos hipótesis que maneja el fiscal Robineau. La primera fue mencionada en el primer párrafo. Al descontento con el arreglo se le sumó el reclamo del mecánico por una deuda de $300, la cual supuestamente le habría perdonado con tal de que se retirara del lugar.

La segunda, en cambio, indica que el mecánico se negó a entregarle las llaves del vehículo hasta que no le pagara la deuda correspondiente, la cual habría pasado de $300 a otra de varios miles, lo que motivó la furia del dueño del BMW, quien tomó el cuchillo e hirió dos veces a Momparler.

Cufré vive a 30 metros del taller mecánico. Tras la primera discusión, algunos vecinos intentaron -vanamente- detener la disputa y calmar las aguas. Cufré regresó a su hogar, tomó el cuchillo y regresó para desatar un crimen que tiene conmovida a toda la provincia.

Otra versión extraoficial, en donde uno de los vecinos reveló que el dueño del BMW había dejado su vehículo hace dos meses. Cuando fue a retirarlo, notó que debajo de su vehículo había barro, producto de las lluvias que cayeron sobre la provincia durante las últimas semanas. Ese habría sido el detonante de su enojo: descubrir que habían utilizado su auto.

“Fue una situación que se le escapó de las manos a esta persona. La reparación del vehículo fue el detonante. La reacción se dio en virtud de la reparación de un vehículo. Allí aparecieron las diferencias”, explicó el fiscal Robineau en declaraciones con Radio Dos de Corrientes.

El fiscal también señaló: “El arma blanca la utiliza el imputado, que llega al taller, donde estaban estas personas que estaban trabajando y fueron agredidas”.

Fue uno de los vecinos, testigo de toda la pelea, quien llamó a la policía tras ver a Momparler en el suelo. Al llegar, los efectivos constataron que ya estaba muerto, aunque lo llevaron -junto a su hijo- al Hospital Escuela para intentar reanimarlo.

Cufré, una vez capturado a pocos kilómetros del taller, también fue derivado al mismo nosocomio, en donde se encuentra internado por el golpe en la cabeza pero custodiado por la policía. El fiscal Robineau espera que el detenido sea dado de alta para fijar una fecha y tomarle declaración indagatoria.

En cuanto al hijo del hombre asesinado, los médicos del hospital aseguraron que, tras ser intervenido quirúrgicamente, evoluciona favorablemente. “Está compensado, está bien, lúcido, es fuerte, esperemos que siga así”, completó en Radio Dos el director del hospital, Salvador González Nadal.

Diario Norte

También podría gustarte