Caso Pereda: Pidieron la mínima para Mamaní

Esta mañana comenzó a ser juzgado Daniel Mamaní, el joven que está acusado de ser penalmente culpable de la muerte de Alberto Pereda, un vecino que falleció en un accidente vial que se registró el 8 de abril del 2017, en Río Gallegos, capital de la provincia de Santa Cruz.

Tal como estaba previsto, el debate comenzó cerca de las 09:00 horas, en el edificio que el Poder Judicial tiene en la calle Malaspina 40 de nuestra ciudad.

Una comisión trasladó a Mamaní desde la Unidad Penitenciaria cerca de la hora pactada y el debate estuvo encabezado por Joaquin Cabral, a sus lados estuvieron sus pares Yance y Arenillas. El fiscal fue Iván Saldivia, quien contó con el apoyo de la querella adherente de Ricardo Fernández, en representación de la familia damnificada. Por su lado, Mamaní contó con el patrocinio del estudio Muriete-Bertorello.

Tras el pedido de elevación a juicio, Mamaní fue sentado en el banquillo de los acusados y antes de comenzar su relato respecto de lo acontecido aquella mañana, pidió disculpas a la familia de la víctima fatal “perdón de todo corazón, nunca debería haber subido a ese auto” indicó.

Sobre lo que sucedió horas antes, Mamaní indicó que cerca de las 20 horas, había salido de su trabajo y se juntó con sus amigos a cenar, tomar algo de alcohol y fumar un cigarrillo de marihuana para luego ir a Belfast con ellos.

Cerca de las 06:00 hs., de la mañana, “tendríamos que habernos tomado un taxi”, dijo y tras una pequeña pausa señaló que “manejé yo, salimos de Belfast por Alberdi, después fuimos por 25 de Mayo y bueno”.
Durante el pedido de elevación a juicio, según la pericia de Accidentología Vial, se supo que Mamaní circulaba a 105 k/h antes del choque. Sobre el momento antes del choque, el encartado aseveró: “lo único que recuerdo es una luz que venía de la izquierda y lo único que atiné a hacer, fue agarrarme la cara, capaz por los vidrios no sé”.

Mamaní dijo desconocer que pasó después, el próximo recuerdo que tuvo fue cuando “una linterna me apuntó, cuando estaba atrás de una medianera, subiéndome a un techo porque había un perro”, indicó.
Tras una serie de preguntas del juez Dr. Cabral, se supo que Mamaní no contaba con licencia de conducir, incluso, en oportunidades anteriores le habían secuestrado el auto tres veces y tenía una habilitación para manejar.

Como para el fiscal, la declaración era llana y precisa, pese a que no había reconocido el abandono de persona, solicitó el juicio abreviado. La solicitud fue aprobada por la querella y la defensa del acusado.
Tras un breve cuarto intermedio, la fiscalía mantuvo la acusación y pidió tres años de cárcel para Mamaní, como Fernández, estaba como adherente, no pudo solicitar la pena.

Asimismo, la defensa adhirió a la solicitud de pena de la Fiscalía pero dejó en claro que “fue Pereda quien chocó a Mamaní, tal como lo expresó la pericia de Accidentología, y el estado de conmoción debido al estado en el que se encontraba mi pupilo no le permitió reaccionar con claridad” indicó Bertorello.

La familia presente de Pereda comenzó a murmurar y luego de anunciar que el próximo miércoles se conocerá la sentencia, comenzaron a insultar al acusado, a los jueces y al fiscal.

También podría gustarte