Un hombre acordó una condena a 11 años de prisión por abusar de tres de sus hijos

Un hombre de 46 años acordó una condena de 11 años de prisión en un juicio abreviado por delitos contra la integridad sexual, cometidos a tres de sus siete hijos durante varios años cuando las víctimas eran menores de edad, en un pueblo de la provincia de Santa Fe, informaron fuentes judiciales.

El Ministerio Público de la Acusación (MPA) indicó que el condenado, identificado con las iniciales C. E. F., iba a comenzar a ser juzgado este martes en un proceso oral, pero se resolvió un cuarto intermedio a raíz de que se realizará un juicio en el que se abreviarán los procedimientos.

La fiscal Mariela Jiménez había pedido 20 años de cárcel, pero el acuerdo para el procedimiento abreviado fue cerrado en 11 años.

El acusado es oriundo de la localidad de Santo Domingo, en el departamento Las Colonias, y está acusado de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo con la víctima (en perjuicio de sus dos hijas mujeres y en reiteradas oportunidades), en concurso real, con corrupción de menores agravada por el vínculo con las víctimas (en perjuicio de una de sus hijas y de su hijo).

“Todos los delitos que se le atribuyeron fueron cometidos cuando sus hijos eran menores de edad y se prolongaron durante varios años”, explicó la fiscal.

Jiménez manifestó que “el acusado abusó sexualmente de una de sus hijas desde que la niña estaba en edad escolar y durante su adolescencia, tanto en el domicilio que compartían en Santo Domingo donde C. E. F. era empleado rural, como en un hotel al cual concurría periódicamente con la víctima, ubicado en las afueras de la ciudad de Santa Fe”.

El imputado “también abusó de otra de sus hijas adolescente, en tres o cuatro oportunidades”, agregó la fiscal, quien sostuvo que “además, obligó a esta víctima y a uno de sus hijos varones a mantener relaciones sexuales entre ellos, cuando ambos eran menores de edad, motivo por el cual también se lo acusa de corrupción de menores”.

Respecto de los delitos en particular, señaló que “es de los más aberrantes que se pueden cometer contra una persona, en especial porque afectan a las víctimas desde su temprana edad y en el contexto familiar, lugar donde deberían encontrar paz y seguridad para un normal desarrollo de sus vidas”.

“El tiempo de convivencia prolongado agrava la naturaleza de los delitos que se le atribuyen, a lo que se agregan el sometimiento de las víctimas, su indefensión, el daño causado y la vulneración de sus derechos a la integridad física, psíquica y sexual”, añadió.

Crónica

También podría gustarte