Un nene estuvo al borde de la muerte al atascarse la lengua en una botella de plástico

Riley Wooff, un niño de seis años, estuvo a punto de morir luego de que su lengua quedara atrapada en la tapa de una botella de plástico, por lo que necesitó de una cirugía de emergencia.

De acuerdo con The Sun, su madre se percató de que su hijo estaba sufriendo de dolor mientras ella conducía y él estaba en la parte trasera del automóvil.

Clare Wooff frenó para ver lo que ocurría y en su afán de ayudarlo, intentó zafar la tapa de la botella, sin embargo, no lo logró y por el contrario la lengua de su hijo cada vez se hinchaba más y se tornaba de color negro.

Ahí, los doctores le dijeron a Clare que necesitaban hacer una cirugía de urgencia, pero “existía el riesgo de que pudiera matarlo”, detalla el medio antes citado.

Ahora, Clare busca concientizar a otros padres para que tiren las botellas de agua similares sin una gasa de seguridad para proteger la lengua.

Telefe Noticias

También podría gustarte