Diputado brasileño ofrece una recompensa a quien mate al asesino de una mujer

Un diputado de la Asamblea Legislativa del estado de Espíritu Santo, en el sureste de Brasil, levantó polémicas e indignación esta semana al ofrecer una recompensa en dinero a quien mate al sospechoso de asesinar a una mujer.

La oferta fue hecha por Lucinio Castelo de Assumçao, un capitán de la Policía Militar que el año pasado fue elegido diputado para la Asamblea Regional de Espíritu Santo en representación del Partido Social Liberal (PSL), que llevó al poder al ultraderechista Jair Bolsonaro.

En un pronunciamiento hecho el martes último en el hemiciclo de la Asamblea, el legislador citó el caso de una joven asesinada en Espíritu Santo y ofreció 10.000 reales (unos 2.500 dólares) a quien mate al supuesto homicida, al que las autoridades aún no han identificado.

“Pago con dinero de mi bolsillo a quien mate a ese vagabundo. Pero no vale decir dónde está. Tienen que entregarlo muerto”, dijo el capitán Assumçao, que además publicó un video del pronunciamiento en sus redes sociales.

La Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Abogados de Espíritu Santo condenó las declaraciones y la oferta del diputado, informó la agencia de noticias EFE.

Según esa comisión, la sola mención a una recompensa para quien mate a otra persona contraría la misión de un legislador de defender el cumplimiento de las leyes y sugiere la imposición de la “ley del Talión”, incita a los ciudadanos a “hacer justicia por sus propias manos” y promueve “el ojo por ojo y diente por diente”.

Sin embargo, el diputado, conocido como Capitán Assumçao, reiteró hoy su oferta a través de sus redes sociales, en mensajes en los que hasta sugirió que quisiera ofrecer como recompensa una suma de dinero superior, aunque aclaró que no está en condiciones.

“Ofrecí 10.000 reales por la cabeza del bandido que mató a esa joven y la prensa me preguntó horrorizada si era así. Dije que solo tengo 10.000, pero que si tuviera más, ofrecería más”, escribió.

Diario Panorama

También podría gustarte