Puñetazos, patadas, agresiones y la “vergüenza” del DT: el final de Estudiantes-Patronato

Una lástima lo que pasó en el final. No es lo que uno pregona en nuestro fútbol, siento vergüenza, pero es una cuestión de cómo lo vivimos. Es una pena porque había sido un partido interesante. Creo que lo más justo hubiera sido un empate, pero pido disculpas. Enturbia un poco lo del final”. Mario Sciacqua es el analítico entrenador de Patronato, uno de los 10 equipos que luchan por no descender al final de la temporada.

La angustia es creciente: tres serán los conjuntos que perderán la categoría. La formación de Paraná suele ser noble, aguerrida, pero nunca está fuera de foco. Esta vez, fue la excepción. Se encontró con Estudiantes, otro de los conjuntos comprometidos, en el estadio Único, de La Plata. Y, más allá del triunfo del León por 1 a 0 (la diferencia debió ser mayor), en el último tramo se produjo una gresca colectiva, impropia de un partido profesional. Hubo patadas, trompadas y agresiones de todos los colores. Un escándalo que duró tres minutos.

El partido, parejo en su desarrollo de juego, tuvo un final accidentado por una gresca que se desató a partir de una fuerte infracción del chileno Juan Fuentes, de Estudiantes, que derivó en las expulsiones de su compatriota Gonzalo Jara en el equipo platense de y Matías Escudero en Patronato. El conjunto visitante ya jugaba con un hombre menos 13 minutos antes, por la expulsión del lateral Christian Chimino a los 35 minutos del segundo tiempo, por una dura infracción. Pero lo peor fue en el final: pareció una pelea grupal a cielo abierto.

Fuente: FotoBAIRES
“Se ‘picó’ un poco en el cierre del partido, pero por suerte separamos rápido, para que no llegue a mayores”, comentó Iván Gómez, el autor del gol. “Todos sabemos lo que nos jugamos, estamos todos al límite”, advirtió Gabriel Milito, el DT de Estudiantes. “El resultado era importante y necesario, lo necesitábamos de manera urgente para volver a sumar. Era un partido de mucha necesidad para nosotros y para la gente que vino a acompañar”, insistió.

La Nación