Portal de noticias

El calvario de una mujer que es atacada por su ex

“Hay un violento suelto, que incluso amenazó con un arma a mi abogada, y no sé qué están esperando para detenerlo”. El testimonio corresponde a Susana Aloe, una mujer que sufrió brutales ataques de furia durante su matrimonio, pero, por si fuera poco, sigue siendo acechada por su ex pareja. No obstante, ella no es la única destinataria de las advertencias y los hostigamientos, sino que también el individuo hace lo propio con sus hijos, menores de edad.

“Vivimos ocho años juntos, que fueron terribles, y desde hace dos, si bien está todo judicializado, sigue acosándome, no me lo puedo sacar de encima”, señaló Susana a “Crónica”. La mujer radicó una serie de denuncias en la Fiscalía General de Dolores, por las cuales se impulsaron una restricción perimetral, botón antipánico y custodia en la vivienda.

Sin embargo, “no tenemos protección porque esta persona nos cruza en cualquier lado, por ejemplo a mi hijo le tiró el auto encima cuando salía del colegio”. A su vez, el acusado, identificado como Joaquín C., no cumple con el límite de acercamiento y deambula en las inmediaciones del domicilio de Aloe y de sus dos hijos, de 13 y 4 años.

Justamente por esta actitud intimidante e incluso violenta, los niños “hace dos años que no lo ven y ni lo quieren ver”. Una reacción propia de las experiencias aberrantes que atravesaron cuando vivían en el mismo techo que su progenitor.

Al respecto, Susana reveló algunas de las escenas de pánico que presenciaron, como “cada vez que me pegaba, se largaba a llorar y le decía a mi hijo que se iba a suicidar”. No obstante, durante la última agresión física, que llevó a la mujer a finalizar la convivencia, el mayor de los menores acudió en ayuda al personal policial, rogándoles por teléfono que “vengan, que mi papá va a matar a mi mamá”.

Sin avances

Uno de tantos episodios demenciales, como las constantes amenazas con armas de fuego, están registrados en la investigación judicial, pero sorpresivamente ésta “no avanza porque él tiene contactos políticos. A nosotros nos viven periciados y a él no lo perician”, detalló Aloe.

Por este transitar irregular de la causa, la víctima dejó en claro que “es una burla, el sistema no nos acompaña, porque primero te tratan como despechada, o como que vos le fuiste infiel. Siempre tiene que haber una justificación pero no es así”.

Una expresión que da cuenta del calvario de una madre y de sus dos niños, que necesitan con urgencia una respuesta eficaz de la Justicia, puesto que sus vidas se encuentran en serio peligro.

Crónica

También podría gustarte