Portal de noticias

Encuentran un vínculo entre el uso de gafas y el grado de inteligencia

“Cerebrito”, “cuatro-ojos”, “ratón de biblioteca”… son, desde hace décadas, apelativos frecuentes (y, por desgracia, despectivos) que se usan para referirse a las personas que necesitar usar gafas por algún defecto de la visión (erróneamente asociado a obligar a los ojos a leer demasiado).

Hoy, puede que las afirmaciones del abusón de turno no estuvieran tan alejadas de la realidad, al menos según una investigación de un equipo internacional de científicos, publicada por la revista Nature Communications.

El grupo describe en su estudio los datos genéticos y cognitivos obtenidos y lo que encontraron: tras realizar diversas pruebas de inteligencia, las personas que obtuvieron resultados más altos que la media tendían a requerir corrección visual.

Pero esto no es lo más sorprendente: también tendieron a vivir más tiempo y tenían menos probabilidades de tener hipertensión.

Los investigadores llegaron a estas conclusiones extrayendo datos de estudios anteriores; en concreto, los consorcios CHARGE y COGENT, y del UK Biobank, que recopila datos genómicos y de salud de más de 300,486 personas.

Los científicos comenzaron su análisis observando 90 regiones genómicas que, según las investigaciones anteriores, pueden asociarse con algún grado de nivel cognitivo y 58 regiones que habían aislado como parte de su estudio. Usando estos datos, pudieron ordenar a los individuos del estudio en las bases de datos en orden de capacidad de cognición o inteligencia. Luego, compararon los niveles de inteligencia con otros factores, como la longevidad, la hipertensión y la vista.

No obstante, es importante señalar que el estudio no es definitivo: los investigadores señalan que la muestra de individuos no es lo suficientemente amplia como para sugerir definitivamente que la vista deficiente y una inteligencia superior están directamente relacionadas. Por eso, sugieren que se requiere mucha más investigación.
Los genes de la inteligencia

Tal y como se describe en el estudio, los análisis hallaron 709 genes asociados con la función cognitiva general, es decir, que los niveles de expresión de estos genes a través de la corteza cerebral están asociados con la inteligencia; y, estos genes, a su vez, con determinadas variables de salud general.

Además, el estudio también evaluó las variables genéticas que definen el tiempo de reacción y examinó su relación genética con la función cognitiva general.

“Detectamos una superposición genética significativa entre la función cognitiva general, el tiempo de reacción y muchas variables de salud, como la vista, la hipertensión y la longevidad”.

“El tiempo de reacción se correlaciona genéticamente con la función cognitiva general, y da cuenta de su asociación con la salud”, detalla el estudio.

Diario Panorama