Mujer argentina aceptó culpabilidad en accidente y fue condenada

Mujer argentina podrá retornar a nuestro país tras 100 días con la prohibición de salir de la Región de Magallanes.

Ayer, en una audiencia de procedimiento simplificado, una conductora argentina decidió aceptar los hechos y ser condenada, para así poder retornar a nuestro país luego de encontrarse judicialmente con la prohibición de salir de la Región de Magallanes.

Fue así que la jueza, Connie Fuentealba, condenó a la conductora argentina Mónica Beatriz Llaipén Fuentes a la pena de 61 días de presidio, a la suspensión de licencia y se le otorgó el beneficio de la remisión condicional, por lo que tendrá que viajar desde Río Grande (ciudad de origen) para firmar mensualmente en dependencias de Gendarmería de Porvenir.

Tras esto, se le alzó la medida cautelar de arraigo regional que pesaba sobre la conductora argentina desde que fue formalizada al día siguiente del accidente.

El accidente

El día 28 de abril de este año, alrededor de las 20.45 horas, Mónica Beatriz Llaipén Fuentes, de 34 años, conducía el vehículo marca Chevrolet Spin, por calle Sargento Aldea, cuando al llegar a la esquina de calle General Salvo, en el Barrio Prat, la conductora -según los antecedentes- de manera negligente y con infracción de reglamentos, no respetó la señal “ceda el paso” que enfrentaba, siendo colisionada por el vehículo Opel modelo Corsa Swig conducido por Erick Rival Oyarzo, choque de importante energía que incluso derivó en el vuelco del vehículo argentino.

A consecuencia de lo anterior, Erick Rival resultó con lesiones graves, con un tiempo de sanación superior a 30 días, consistentes en “policontusiones, luxación de cadera derecha” siendo intervenido quirúrgicamente el mismo día de los hechos, a raíz de la gravedad de sus lesiones. “No quedó conforme con esto, porque al no tener antecedentes anteriores y al reconocer su culpabilidad se le rebajó la condena a 61 días firmando, suspensión de licencia por un año y además se le levantó el arraigo regional.

“Me desempeño como ingeniero mecánico, pero no he podido volver a trabajar de manera particular, ya que me ha traído complicaciones porque debo pagar el arriendo, las cuentas, fueron tres meses terribles. Además en el hospital no he tenido espacio para atenderme. Ahora solo queda pensar en la demanda civil que debo realizar”, dijo el afectado.

Señaló también que junto a su abogado, Javier Opazo, presentarán una demanda civil para poder cancelar su tratamiento médico que lo mantiene sin poder retornar a su trabajo.

Fuente:  El Pingüino.com

También podría gustarte