Portal de noticias

“Dejá de meter pibes presos porque va a ser peor”

Otro atentado ocurrido este viernes cuando dispararon al menos siete balas calibre 9 milímetros contra un edificio de Buenos Aires al 1700 de Rosario, lindero a la residencia del padre de la jueza Marisol Usandizaga, renovó inesperadamente la saga de intimidaciones a jueces y funcionarios que investigaron y juzgaron a Los Monos.

En el hall de la propiedad los agresores dejaron un cartón escrito en letra imprenta con la siguiente leyenda: “Dejá de meter pibes presos porque va a ser peor”.

Según los testimonios recogidos por el Diario la Capital, las explosiones se sintieron a la 1.25 de la madrugada del viernes. “Fueron entre cinco y siete tiros. Vivo con mi hermana en el tercer piso. Ella dormía en la habitación, arriba de donde quedó el agujero de una de las balas. Parece que fue al voleo, pero es una locura, un disparate, esto va para cualquiera”, narró asombrado Gerardo.

No hubo testigos que pudieran aportar la cantidad de personas armadas y en qué se movilizaban, sólo coincidencias respecto a “cinco o siete” estampidos secos de los disparos. Los daños materiales se podían observar sobre la fachada del edificio, donde un proyectil reventó el revoque de una pared exterior a la altura de los escalones de la puerta de entrada y otro perforó un cobertor de chapa sobre la ventana del segundo piso donde vive “una familia con niños pequeños”, expresó a este diario una mujer apenas asomada al balcón del primer piso.

Vínculos e intimidaciones

La vinculación con las intimidaciones, hasta este sábado, surgía del siguiente dato: en un edificio lindero, en Buenos Aires 1739, reside Horacio Usandizaga, ex intendente, ex presidente de Rosario Central y padre de Marisol, jueza que junto con Manfrín y María Isabel Más Varela integró el tribunal que juzgó a Los Monos. El hecho ocurrió pocas horas después de la partida de la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich.

El hecho alimentó la confusión porque es el primero registrado desde que se detuvo, esta semana, a dos presuntos tiradores de los primeros ataques a jueces ocurridos hace 70 días y porque los investigadores identificaron a Ariel “Guille” Cantero como presunto organizador.

Horas después, el gobernador Miguel Lifschitz dijo que “es un hecho más. Parece tener relación con los que ya se han esclarecido y que esperamos que se puedan seguir investigando y esclareciendo lo más rápido posible” y agregó que se están “extremando las medidas de seguridad a funcionarios judiciales y en los edificios” donde estos viven, porque se viene un nuevo juicio a Los Monos .

Crónica

También podría gustarte