Portal de noticias

Fortnite divierte, pero también destruye parejas

Fortnite es uno de los videojuegos más populares de los últimos años, no sólo porque es un buen juego en sí, sino porque ha atraído a una comunidad de usuarios asombrosa en muy poco tiempo. En la actualidad, el videojuego desarrollado por Epic Games y en el que el gigante chino Tencent tiene una buena porción de acciones, tiene más de 150 millones de jugadores, recauda la friolera de 350 millones de dólares al mes en beneficios (pese a ser un juego gratuito de entrada) y, como contrapartida, ha sido una de los detonantes de alrededor de 200 divorcios en el Reino Unido.

Es cierto que la cifra de parejas que han roto su relación, en parte, debido al videojuego es mínima, un 5% del total de demandas por divorcio que ha recopilado la web Divorce Online en lo que va de 2018. Pero es una razón que antes no existía y que, a todas luces, sólo puede crecer si el videojuego sigue ganando seguidores. ¿Por qué es Fortnite una causa de divorcio? Es complicado saberlo porque no hay cifras exactas ni se puede acceder a las demandas de divorcio concretas que lo citan como un motivo.

Sin embargo, la esencia misma del juego puede servir como explicación: obtener victorias es muy difícil, requiere mucho tiempo y, por si fuera poco, aunque jugar a Fortnite es gratis, es posible hacer pequeños pagos por complementos, que van desde un traje a un baile, pasando también por los “pases de temporada”, un sistema de recompensas por niveles adquiridos jugando. Si esta suma de factores es un potencial peligro para la juventud, como aseguran algunos expertos en la materia, no hay razón para descartar que también puede ser así con adultos, adultos con marido y/o mujer.

Contrapunto

La adicción a los videojuegos es un problema sobre el que los expertos no se ponen de acuerdo. Aunque la Organización Mundial de la Salud la reconoció como enfermedad, muchos expertos del ámbito de la psicología y de los videojuegos ponen en duda esta decisión.

Crónica

También podría gustarte